Los vehículos autónomos son considerados hoy en día, una de las tecnologías que marcan nuestro cambio y migración tecnológica constante, incluso, para muchas personas a pesar que los vehículos autónomos son una realidad en nuestra actualidad, para ellos representa una tecnología futurista y casi relacionada a la ciencia ficción.

Sin embargo; es importante saber que es verdaderamente un vehículo autónomo. La autonomía de un vehículo es cuando el mismo es capaz de llevar un conducción segura y efectiva sobre carretera. Los vehículos de este tipo, en la actualidad no tienen lugar en nuestra carretera, y es aquí donde debemos abrir un paréntesis. El “self driving” o manejo automático de algunas marcas, como Tesla, es un valor agregado al coche. Tesla no vende sus vehículos como autónomos, ya que la modalidad de manejo automático debe ser supervisada por un humano. Pero…

La autonomía de los vehículos, son marco de referencia para empresas como Uber, las cuales planean ofrecer servicios de transporte sin conductor, es por ello que es una de las compañías que han puesto más inversión en el desarrollo y la investigación de estos mismo, junto a otras empresas como Ford o Google, pero ¿como nacen los vehículos autónomos?

Historia

Es bastante interesante pensar que los vehículos autónomos no son un deseo tecnológico moderno, más bien por el contrario; debemos remontarnos a los año de 1925, no mucho después del lanzamiento de los vehículos. Es acá donde comienza la gran aventura por desarrollar un vehículo que sea capaz de conducirse solo, lo cual para estos años era un sueño. Francis Houdini, un inventor de la época, desarrolla un vehículo algo peculiar, ya que este era capaz de encenderse, cambiar de marcha y has tocar el claxon sin que nadie estuviese dentro. Hoy sabemos que el inventor lo hacía mediante una onda de radio, y era capaz de controlarlo a distancia, mencionaba el New York Times.

Posteriormente, en 1969, de la mano de uno de los padres de la inteligencia artificial, John McCarthy se refirió a un ensayo titulado como Computer Controlled Cars. El magnate tecnológico ensoñaba un chófer automático que fuera capaz de manejar un vehículo por vía pública a través de sensores o cámaras y de esta manera poder guiar el vehículo. Asimismo, McCarthy pensaba en que los clientes ingresaban los destinos usando un teclado, y el automóvil interpretaría estos datos de entradas para llevar al pasajero a su destino. Efectivamente, el pionero de la inteligencia artificial no estaba nada alejado del futuro de la realidad, ya que los servicios de Uber que se piensan desarrollar dentro un futuro cercano, hacen referencia a pasajeros que se suben a los vehículos sin conductor, posteriormente llevan al cliente a su destino ingresado en la aplicación.

1990 es el año en el oficialmente podemos decir que nace la conducción autónomas de vehículos inteligentes, mediante la publicación de el investigador de Carnegie Mellon, Dean Pomerleau, el cual describe en su trabajo, como las redes neuronales podrán permitir que un vehículo capture imágenes en gran cantidad de la carretera y de esta forma poder permitir el vehículo envíe órdenes de dirección en tiempo real.

En el año 1995, el investigador Pomerleau y un investigador conocido suyo, llamada Todd Jochem, desarrollan un sistema de un vehículo autónomo con el nombre Navlab a la carretera. Se trataba de una minivan autónoma, la cual ellos controlaban sun velocidad y frenado. Este vehículo logra recorrer en total 2.797 millas, desde Pittsburgh, en Pennsylvania, hasta San Diego en California. Este viaje lleva el nombre de “No Hands Across America”.

Posteriormente en el año 2002, la compañía de desarrollo de tecnología militar DARPA, anunció uno de los desafíos que querían llevar acabo. La compañía ofrecía a investigadores de las instituciones de más renombre un premio de un millón de dolares, al que pudiera construir un vehículo capaz de conducirse autónomamente, una distancia aproximada de 142 millas, en el desierto de Mojave en California. Es precisamente en este momento cuando el reto de construir un vehículo completamente autónomo queda planteado en los centros de investigación y la carrera por construirlo, abrió un abanico de desarrollos para llevarlo acabo.

Acá comienza un desafío en donde 15 competidores aceptan el reto para conquistar la cima de una tecnología emergente que sería un próximo insumo meramente importante para la industria automovilística. El ganador de esta competencia logra conseguir 15 millas en total, para posteriormente incendiarse, lo que provoca una decepción a todos aquellos que tenía como objetivo encantar la conducción autónoma.

La constancia por descifrar la conducción autónoma en su totalidad se mantuvo y en 2013, las principales compañías de vehículos entre ellas: Mercedes Benz, BMW, Motors, Ford, entre otras, se encontraban desarrollando en tecnologías de vehículos autónomos. Nissan se arriesga al anunciar una fecha de salida de un vehículo totalmente autónomo para 2020.

En pleno 2019 la posibilidad de conducción autónoma ya es una realidad y, es por mucho, una de las tecnologías que se consideran necesarias para nuestro desarrollo diario. Empresas como Uber pretenden emplear la conducción autónoma, para el transporte masivo de personas y compañías como Tesla se ha puesto en la delantera con la popularidad de sus vehículos, los cuales también son eléctricos; asismio, un vehículo de esta compañía (Tesla Model S) se conducía en piloto automático, el cual lamentablemente impacta un remolque, en este incidente fallece el conducto del vehículo, tristemente esta figura como la primera muerte por culpa de la conducción autónoma. Desde este acontecimiento se han generado diversos debates, si es verdaderamente ético y seguro conducir estos vehículos, pero es un tema que analizaremos en la sección de “Seguridad y ética” del artículo.

Funcionamiento de vehículos autónomos

El funcionamiento de los vehículos autónomos es más complejo que solo pensar en la conducción automática. En la conducción autónoma infringen factores que para nosotros pasan desapercibidos al conducir, uno de ellos es el clima, debido que tenemos que recordar que no es el ojo humano el que está viendo la carretera, es un conjunto de sensores, los cuales tienen el objetivo que la conducción sea satisfactoria y segura.

¿Cuales son los sensores que utiliza esta tecnología? Los sensores pueden variar, dependiendo del grado de autonomía que tenga el vehículo. Un Tesla Model S, el cual tiene la capacidad de conducirse por completo autónomamente, cuenta con una gama muy variada de sensores, debido qué el vehículo debe de determinar factores como: proximidad de vehículo de frente, adelante, detrás y los laterales, para estos, el vehículo ponen en funcionamiento el sensor de proximidad, en conjunto con sensores sonoros, así mediante una inteligencia artificial, puede medir el tamaño del vehículo cercano. Por otro lado, las cámaras del vehículo también juegan un papel fundamental, ya que estas determinan factores como la luz del semáforo, lineas de límites en carretera, otros vehículos, desviaciones en carretera, personas, luz del día, entre otras.

El software de estos vehículo juegan el papel más importante de toda la conducción, ya que es aquí donde los datos recopilados por los sensores, son procesados por la inteligencia artificial de los vehículos, la cual debe tener una toma de decisión rápida y precisa. Este software está conectado al sistema de GPS del vehículo, con el objetivo de mejorar la información de trayecto/ruta del sistema. La experiencia de manejo mejora paralelamente a al infraestructura de las calles.

El mejoramiento de esta tecnología mejorará conforme más vehículos existan en carretera, porqué se podrá establecer una conexión entre vehículos, la cual beneficie la toma de decisiones en un ecosistema de vehículos autónomos, esto también beneficiaría el sistema vial de las carreteras, llegando incluso disminuir las congestiones, con una aplicación óptima y organizada de los sensores y en general, de la tecnología, puede generar un ecosistema vial, el cual puede causar un antes y un después, en lo que conocemos como sistema carreteras.

Para entender un poco mejor este ecosistema, imaginemos una intersección de dos carriles, en donde uno de ellos tiene prioridad de paso, suponiendo que es hora de incrementado tránsito, los vehículos con prioridad de vía, ocasionan que los vehículos de la intersección esperen a que algún conductor les permita el paso; sin embargo, con un entorno de vehículos inteligentes, esto mejoraría significativamente. Los vehículos con prioridad de vía, calcularían un tiempo de paso y un tiempo de dar vía a los otros vehículos en espera, por lo tanto, el derecho de vía sería sumamente organizado y efectivo.

El uso de conexiones remotas, API y otras tecnologías, también están detrás del correcto funcionamiento de los vehículo autónomos en la actualidad; sin embargo, el repaso realizado de los principales componentes, nos permite asimilar el funcionamiento de estos vehículos, los cuales pueden llegar a consolidarse una necesidad en un futuro, gracias a la interconexión entre dispositivos de uso diario.

No es una tecnología para todos los países.

La infraestructura de las carreteras juegan un papel altamente importante en la efectividad de los vehículos autónomos, debido qué, entre mejores condiciones tenga la carreta por la cual el vehículo transita, mejor van a responder los sensores. Efectivamente los países más desarrollados del mundo, como Estados Unidos, China, Reino Unido o Francia o Japón, cuentan con una infraestructura competente para el funcionamiento de los sistemas autónomos que poseen estos vehículos actualmente.

Países en latino américa se complicaría excesivamente la introducción de esta tecnología, debido a su infraestructura, los sensores de los vehículos y el software GPS tendría problemas procesar información e incluso, con la posibilidad de llegar a fallar, por lo que esta tecnología no será una realidad en muchos de los países menos desarrollados del planeta, y es por ello que lo calificamos desde el título un privilegio tecnológico.

El desarrollo de infraestructura vial representa un reto para la mayoría de países en vías de desarrollo; sin embargo, la inversión que necesita la infraestructura vial para el buen funcionamiento de esta tecnología no es excesivamente cara o imposible de financiar para algunos países en vías desarrollo. Entre los principales factores que son importantes se encuentra el buen marcado de la carretera, el correcto funcionamiento de los semáforos u otros dispositivos electrónicos viales, también es crucial la correcta construcción de los carriles de las carreteras.

Una de las posibilidades que puede permitir que esta tecnología de vehículos autónomos sea considera en países en vías de desarrollo, es que se consideren rubros de construcción en vías para el correcto funcionamiento de los vehículos autónomos, por lo cual, el conocimiento de los sensores que utiliza un vehículo autónomos es esencial para que estos puedan adaptarse a las condiciones de las diversas vías de tránsito en el mundo.

Una carrera que busca el liderazgo del mercado

El liderazgo del mercado de los vehículos autónomos, es todavía una incertidumbre, ya que hay marcas que todavía se encuentran desarrollando tecnologías para el funcionamiento de sus vehículos que ya promocionan como autónomos; sin embargo, algunas de ellas ya avanza en el desarrollo y la experiencia en la tecnología, como es el caso de Uber, que incluso creó una pequeña ciudad de entrenamiento para sus coche autónomos, pero Uber no es quien desarrolla estos vehículo. Se trata de la gigante Volvo, quien fabrica los coches para que Uber incluya y trabaje en ellos con su software, es aquí donde podemos empezar a pensar que en realidad la carrera del liderazgo se conforme de uniones de trabajos entre grandes empresas.

Por otro lado; compañías como Ford, piensan en una camino individual, en el que sean ellos los fabricantes del vehículo y estén a cargo del servicio de transportes. En varias propagandas ya ha dejado claro sus ideales e incluso nos permite ver un poco más allá de lo que tienen en mente con respecto al trasporte, aunque recientemente se conoció una alianza entre Ford Motor y Volkswage para el desarrollo de un vehículo autónomo y eléctrico.

La búsqueda del liderazgo no siempre es del todo buena, ya que por fabricar y vender coches con mayor anticipación, pueden bajar la calidad del software, lo que compromete todo el funcionamiento de la tecnología, es por ello que algunos tecnólogos y científicos han hecho llamado a la perseverancia en la inclusión y trabajo de una nueva tecnología.

Asimismo, es prudente razonar, ¿En realidad la conducción autónoma viene a competir contra la conducción tradicional o ¿Simplemente se trata de un avance tecnológico que sustituirá choferes de los medios de transporte? Trabajos de investigación señalan la segunda opción con más posibilidades de ser la correcta, ya que la conducción es una tema de gusto por muchos; sin embargo, también podríamos pensar en la adaptación de la generaciones y de los beneficios ya mencionados por los ecosistemas autónomos. Como tema de debate, es muy interesante, pero será el tiempo el que nos diga que prefirió nuestra generación como vehículo predeterminado.

Seguridad y ética

Tal vez usted no lo haya considera, pero que pasaría cuando un vehículo autónomo no tiene la capacidad de detenerse a tiempo para no colisionar contra una persona y solo tiene dos opciones de viraje, un niño y un adulto. ¿Cual es la decisión “ética” que debe tomar el vehículo autónomo? La respuesta común y que muchos experimentos señala, es el adulto; sin embargo, muchas personas protestan por el peligro que refiere que una máquina decida entre la vida de personas.

Moral Machine es un proyecto lanzado en 2016, en donde más de cuatro millones de personas participaron el test de decisiones que debía tomar un vehículo autónomo con respecto a la vida de las personas y sus pasajeros. El estudio señala qué factores como edad, especie y número afectan seriamente la toma de decisión del vehículo. En el estudio se han incluido decenas de variaciones y combinaciones que intenta percibir los factores de los que depende las decisiones con respecto a la moralidad. Según Iyad Rahwan, profesor del MIT, afirma que se trata del estudio de ética global más importante que se haya efectuado.

Por otra parte, algunos afirman que la toma de decisiones de una máquina es todavía aún más efectiva y certera que la de los mismos humanos. Los argumentos de estas personas se basan en el tiempo de reacción, ya que nuestro cerebro tiene un tiempo de reacción y procesamiento, el cual es crucial para la toma de decisiones, y es acá donde las máquinas nos llevan mucha ventaja, por ende, podrían tomar mejores decisiones que nosotros mismos.

La seguridad de estos vehículo y en general, de esta tecnología, tienen indicadores de ser efectiva y con muy pocos desaciertos. Recientemente un conductor de un Tesla compartió en redes sociales como su vehículo detectó y le avisó de un accidente que ocurriría segundos después; sin embargo, no podemos confiar plenamente en la autonomía de estos coches, debido que todavía se encuentra en desarrollo y expertos afirman que existen mecánicas y software por mejorar.

Un futuro incierto

Por mucho que nos parezca sustentable esta tecnología, no podemos calificarla como una tecnología de la cual ya podemos ser dependientes, la transición del vehículo convencional es por mucho, una transición que no ocurrirá en todos los sectores de la población, ya qué no toda la población ve la conducción autónoma como un privilegio; entre ellos, los que presentan gusto por la conducción, es por ello que los vehículos autónomos no es una tecnología que se vende como insumo principal en un vehículo; más bien, las empresas lo consideran como un valor agregado.

Asimismo; una de las incógnitas que envuelven a esta tecnología, es la necesidad que verdaderamente vienen a cubrir, en donde algunos abogan por el uso de esta tecnología en vehículos de uso personal, mientras otros defienden la tecnología como un sustituto de los conductores de los medios de trasporte, y es que esta tecnología podría llegar a también a autobuses y camiones de carga, donde si se conocen necesidades de conducción autónoma; sin embargo, este tipo de tecnología dependen de un ecosistema inteligente y de una infraestructura aplicada a las necesidades para el manejo efectivo de los vehículos autónomos.

Bibliografía.

Jiménez, Javier. “El Mayor Estudio Sobre La Ética De Los Coches Autónomos Trae Malas Noticias Para Los Ancianos (e Incertidumbre Sobre El Futuro).” Xataka, Xataka, 25 Apr. 2018, www.xataka.com/automovil/el-mayor-estudio-sobre-la-etica-de-los-coches-autonomos-trae-malas-noticias-para-los-ancianos-e-incertidumbre-para-la-industria.

Red Hat. “¿Qué Es Una API?” Red Hat – We Make Open Source Technologies for the Enterprise, www.redhat.com/es/topics/api/what-are-application-programming-interfaces.

TV, Xataka. “Así Aprenden a Conducir Los Coches Autónomos De Uber.” YouTube, YouTube, 9 Nov. 2017, www.youtube.com/watch?v=paombvhdXGg.

Markoff, Por John. “Los Vehículos Autónomos No Acabarán La Congestión Vehicular.” The New York Times, The New York Times, 1 Nov. 2018, www.nytimes.com/es/2018/11/01/vehiculos-autonomos-trafico-urbanismo/?rref=collection%2Fsectioncollection%2Fnyt-es&action=click&contentCollection=vehiculos-autonomos®ion=stream&module=stream_unit&version=latest&contentPlacement=5&pgtype=collection.

National Geographic, Hector Rodríguez. “El Futuro De Los Coches Autónomos y Conectados.” Www.nationalgeographic.com.es, National Geographic, 12 Dec. 2018, www.nationalgeographic.com.es/ciencia/actualidad/futuro-coches-autonomos-y-conectados_13619.